IDENTIFICACIÓN ELECTRÓNICA Y SERVICIOS DE CONFIANZA

Desde el 1 de julio de 2016, con la entrada en vigor de Reglamento (UE) 910/2014, del Parlamento Europeo y del Consejo de 23 de julio de 2014, relativo a la identificación electrónica y los servicios de confianza para las transacciones electrónicas en el mercado interior y por la que se deroga la Directiva 1999/93/CE, los ciudadanos de la UE, empresas y Administraciones públicas podrán realizar transacciones electrónicas en el ámbito comunitario a través de firma o certificado electrónico, pues goza de validez en todo el territorio de la UE.

La identificación electrónica y la firma electrónica garantizarán interacciones electrónicas seguras entre las empresas, los ciudadanos y los poderes públicos, favoreciendo la eficacia de los servicios online y el comercio electrónico en la UE. Hasta la entrada en vigor del Reglamento, los nacionales de un Estado miembro no podían utilizar su identificación electrónica para autenticarse en otro Estado miembro al no ser reconocidos en otros Estados los sistemas nacionales de identificación electrónica.

Entre los beneficios de las normas establecidas en el Reglamento cabe destacar la comodidad de las gestiones realizadas por los ciudadanos, como las declaraciones fiscales o la autorización de forma segura para acceder al historial médico en el caso de pacientes en el extranjero. Las empresas, por su parte, podrán presentar ofertas online para contratos públicos en otros Estados de la UE, firmando y sellando sus ofertas por vía electrónica. Además, las Administraciones podrán reducir las cargas administrativas y aumentar la eficiencia.

El Reglamento señala que la autenticación debe implicar exclusivamente el tratamiento de los datos identificativos que sean adecuados, pertinentes y no excesivos para la concesión del acceso al servicio online.

Los prestadores de servicios de confianza y el organismo de supervisión deben respetar en todo caso los principios de confidencialidad y seguridad del tratamiento (Directiva 95/46/CE). Por su parte, los prestadores de servicios de certificación tienen que cumplir los requisitos que se establecen en materia de seguridad y responsabilidad, para asegurar la transparencia, diligencia y rendición de cuentas relativas a sus operaciones y servicios.

En nuestro país y con el objetivo de adaptarse a los preceptos del Reglamento, el 6 de junio de 2016 la Fábrica Nacional de Moneda y Timbre comenzó a expedir los nuevos certificados de representante de persona jurídica, de representante de entidad sin personalidad jurídica y de representante para administradores únicos y solidarios.

Deja un comentario