NUEVAS NORMAS DE LA UE SOBRE COMERCIO ELECTRÓNICO

Para complementar las propuestas legislativas sobre comercio electrónico relativas al suministro de contenidos digitales y la venta en línea y otras ventas a distancia de bienes, la Comisión Europea ha presentado un paquete de medidas sobre el comercio electrónico, cuyos pilares son los siguientes:

1.- Propuesta legislativa para impedir el bloqueo geográfico por la nacionalidad o lugar de residencia del comprador.

El nuevo Reglamento tiene como objetivo garantizar que los consumidores de productos y servicios en otro país de la UE no sean discriminados en el acceso a los precios, ventas o condiciones de pago, excepto por disposiciones jurídicas de interés público o por razones justificadas (por ejemplo, el IVA). De esta forma se cumple el principio de no discriminación consagrado en la Directiva 2006/123 de servicios en el mercado interior.

El Reglamento no pretende imponer una carga desproporcionada a las empresas, ya que no contempla una obligación de envío a toda la UE y exime del cumplimiento de algunas disposiciones a las pequeñas empresas que no alcancen un umbral nacional en materia de IVA.

2.- Propuesta legislativa para reducir los costes del envío transfronterizo de paquetería.

El Reglamento supondrá un incremento en la transparencia de los precios y la supervisión reglamentaria de los servicios de paquetería transfronterizos, en aras de garantizar que los consumidores puedan acceder a envíos asequibles y opciones de devolución adecuadas.

Mediante el acceso transparente y no discriminatorio a los servicios e infraestructuras de paquetería transfronterizos, y la difusión por parte de la Comisión de listas de precios públicos de proveedores de servicios públicos universales se favorecerá la competencia entre empresas y la transparencia de las tarifas.

3.- Propuesta de revisión del Reglamento CE 2006/2004 sobre cooperación en materia de protección de los consumidores.

Se pretende defender mejor los derechos de los consumidores dando más poderes a las autoridades nacionales, que podrán comprobar si en los sitios web se bloquea geográficamente a los consumidores o se ofrecen condiciones de postventa que incumplan las normas de la UE. Además podrán ordenar el cierre inmediato de sitios web en los que se cometan estafas, así como solicitar información a los registradores de dominios y a los bancos para conocer la identidad del comerciante responsable. En el caso de que se produzca una violación de los derechos de los consumidores a nivel europeo, la Comisión puede articular acciones comunes con las autoridades policiales nacionales para que cesen dichas prácticas.

4.- Orientaciones sobre prácticas comerciales desleales.

En este sentido, la Comisión aclara la aplicación de la Directiva sobre las prácticas comerciales desleales, señalando que las plataformas en línea deben indicar que las normas sobre prácticas comerciales desleales no son aplicables a las personas privadas que vendan bienes. También se incluyen dos conjuntos de principios de autorregulación acordados entre las partes interesadas; el primero apoyará los instrumentos de comparación para mejorar el cumplimiento de la directiva, mientras que el segundo velará por el acatamiento de las normas sobre prácticas comerciales desleales en el caso de alegaciones medioambientales engañosas e infundadas.

Deja un comentario