Real Decreto Legislativo 6/2015, de 30 de octubre, por el que se aprueba el Texto Refundido de la Ley sobre Tráfico, Circulación de Vehículos a Motor y Seguridad Vial

El 31 de febrero de 2016 entró en vigor el Real Decreto Legislativo 6/2015, de 30 de octubre, por el que se aprueba el Texto Refundido de la Ley sobre Tráfico, Circulación de Vehículos a Motor y Seguridad Vial, derogando el Real Decreto Legislativo 339/1990, de 2 de marzo. La nueva regulación responde a varios criterios, entre los que destaca el fin de unificar en un texto único la totalidad normativa existente en la materia, clarificar y precisar la redacción y actualizar el vocabulario empleado, que en algunos casos se había quedado obsoleto. Para ello, si bien la modificación no afecta sustancialmente al contenido, sí supone una importante reforma de su articulado.

Entre las novedades de más calado destaca la relativa a la notificación edictal, al prever la publicación en el Tablón Edictal Único (TEU), dependiente del Boletín Oficial del Estado (BOE), relegando a un segundo plano al Tablón Edictal de Sanciones de Tráfico (TESTRA), que pasa a tener carácter previo y facultativo, como señala el artículo 92. Así, en los casos en los que no se pueda practicar la notificación domiciliar, es obligatoria la publicación en el TEU, si bien ya se había previsto en la Ley 15/2014, de 16 de septiembre, de racionalización del Sector Público y otras medidas de reforma administrativa, que entró en vigor el 1 de junio de 2015.

Otro aspecto que introduce es el intercambio transfronterizo de información sobre infracciones de tráfico, para aquellos supuestos en los que se comete una infracción con un vehículo perteneciente a un Estado miembro en el territorio de otro Estado miembro. Está regulado en el Capítulo V, que entró en vigor el 1 de noviembre de 2015. El artículo 98 limita este intercambio a una serie de infracciones, a saber: exceso de velocidad, alcoholemia, no utilizar el cinturón de seguridad o el casco de protección, no detenerse ante un semáforo en rojo, circular por un carril prohibido, conducir con presencia de drogas en el organismo y utilizar el teléfono móvil u otro dispositivo.

Se establece como punto de contacto nacional el organismo autónomo Jefatura Central de Tráfico, lo que permite que los demás Estados de la UE accedan al registro de vehículos matriculados en España, pudiendo también Jefatura Central de Tráfico acceder a los registros del resto de Estados miembros. De esta forma se facilitarán los datos del titular del vehículo con el que se cometió la infracción, a través de medios electrónicos. Una vez obtenidos los datos, los órganos que ostenten la potestad sancionadora de tráfico pueden dirigir una carta de información al presunto responsable, en la lengua del documento de matriculación del vehículo o en una de las lenguas oficiales del Estado de matriculación. Sobre la notificación, la ley es imprecisa al señalar que “deberá efectuarse personalmente al presunto infractor”.

Entre otras novedades, se encuentra la ampliación del plazo para identificar al conductor responsable, que pasa de quince días naturales a veinte (artículo 93.1). Respecto a los casos en los que se puede proceder a inmovilizar el vehículo, deja de ser una enumeración cerrada y se contempla la inmovilización en las zonas de estacionamiento regulado (artículo 104 letra l). A diferencia de la regulación anterior, se prevé la retirada y depósito del vehículo que obstaculice, dificulte o suponga un peligro para la circulación (artículo 105 letra h).

Deja un comentario