Reglamentos (UE) 2016/1103 y 2016/1104, sobre Regímenes Económicos de Parejas

El 8 de julio de 2016 se publicaron en el DOUE los Reglamentos (UE) 2016/1103 y 2016/1104 del Consejo de 24 de junio de 2016, que constituyen una nueva regulación sobre Regímenes Económicos Matrimoniales y de Uniones registradas.Ambos Reglamentos afectan solo a los Estados que acordaron el mecanismo de cooperación reforzada sobre la materia (entre ellos España), si bien el resto pueden sumarse a la normativa tras su adopción. La entrada en vigor está prevista para el 28 de julio de 2016, aunque solo será aplicable a partir del 29 de enero de 2019, salvo algunas disposiciones, que serán aplicables a partir del 29 de abril de 2018 y del 29 de julio de 2016.

El Reglamento 2016/1103 se aplicará a los regímenes económicos matrimoniales con repercusiones transfronterizas, incluyendo todos los aspectos de Derecho civil, sin afectar a la competencia de las autoridades de los Estados miembros en la materia. Se excluyen las cuestiones fiscales, aduaneras y administrativas, aquellas sobre la capacidad jurídica de los cónyuges, la validez del matrimonio, las obligaciones de alimentos, la sucesión, la seguridad social, etc.

En caso de divorcio, separación judicial o anulación del matrimonio, así como de fallecimiento de uno de los cónyuges, el Reglamento establece unas pautas para elegir el órgano jurisdiccional competente, pudiendo sustanciarse los procedimientos conexos ante los órganos jurisdiccionales de un mismo Estado miembro.

Respecto a la ley aplicable, la nueva normativa se ocupa de cuestiones como la aplicación universal, la unidad de la ley aplicable, la elección de la ley aplicable y la validez formal del acuerdo de elección de la ley aplicable. También se establecen unas pautas armonizadas en materia de conflicto de leyes para determinar la ley aplicable al patrimonio de los cónyuges a partir de una escala de puntos de conexión (la de la primera residencia común habitual, la de la nacionalidad común de los cónyuges, la del Estado con el que exista una conexión más estrecha). Se incluyen, asimismo, normas sobre la validez de las capitulaciones matrimoniales o relativas a la aplicación de las leyes de policía, orden público y conflictos territoriales e interpersonales de leyes, entre otras disposiciones.

Por lo que respecta al reconocimiento, fuerza ejecutiva y ejecución de las resoluciones, se garantiza la aceptación en todos los Estados miembros de los documentos públicos sobre el régimen económico matrimonial, que tendrán el mismo valor probatorio que en el Estado miembro de origen, siempre que no atenten contra el orden público del Estado miembro en cuestión. El Reglamento indica que no se exigirá legalización para los documentos expedidos en un Estado miembro.

Por su parte, el Reglamento 2016/1104 tiene por objeto los efectos patrimoniales de las uniones registradas y todos los aspectos de Derecho civil relacionados, en aquellos Estados en los que dicha institución esté contemplada. Se excluyen, por tanto, las cuestiones fiscales, aduaneras y administrativas, capacidad jurídica de los miembros de la unión registrada, etc.

Al igual que el Reglamento 2016/1103, para determinar la competencia judicial se establece una escala de puntos de conexión, pudiendo las partes en determinadas circunstancias elegir el foro. Además de la litispendencia para evitar que se dicten resoluciones inconciliables en Estados miembros distintos, se prevén normas sobre conflicto de leyes y la unidad jurisdiccional en procedimientos conexos.

Si no se elige la ley aplicable, ésta será la del Estado en el que se haya realizado el registro de la unión. Se declara la aceptación y fuerza ejecutiva de los documentos públicos sobre los efectos patrimoniales de las uniones registradas y de las transacciones judiciales.

Deja un comentario