Sentencia del TJUE. Imposibilidad de modificar un contrato público ya adjudicado

La sentencia del TJUE de 7 de septiembre de 2016 (asunto C-549/2014) interpreta el artículo 2 de la Directiva 2004/18/CE del Parlamento Europeo y del Consejo, de 31 de marzo, sobre coordinación de los procedimientos de adjudicación de los contratos públicos de obras, de suministro y de servicios, que establece los principios de adjudicación de contratos públicos: igualdad, no discriminación y transparencia.

En el asunto que examina la sentencia, se pretende determinar si es posible introducir después de la adjudicación de un contrato público una modificación sustancial que constituya una solución de compromiso que implique renuncias recíprocas de ambas partes.

 Los principios de igualdad de trato y transparencia recogidos en el mencionado artículo 2 implican que el poder adjudicador no puede celebrar un acuerdo transaccional para resolver las dificultades de ejecución del contrato sin abrir una nueva licitación. El TJUE considera que no se puede introducir una modificación sustancial en un contrato público adjudicado mediante un acuerdo entre el poder adjudicador y el adjudicatario, de manera que las condiciones del contrato establecidas en la documentación del mismo deben mantenerse hasta que finalice la fase de ejecución. Solo es posible adaptar determinadas condiciones una vez adjudicado el contrato si se estableciera expresamente en la documentación del contrato esa facultad del poder adjudicador, porque de este modo se garantizaría que todos los operadores económicos interesados tienen conocimiento de ello y se encuentran en condiciones de igualdad para formular su oferta.

Deja un comentario